Laberintos

Los laberintos de la muerte y el olvido son parecidos, de echo tienen los mismos cimientos, fueron plantados con la misma semilla y sus paredes tienen el mismo tono de negro.

Ambos son terribles, sórdidos e indescifrables. Créeme cuando te lo digo, no se puede salir, he estado ahí, de echo sigo atrapado entre sus muros de soledad, porque eso son ambos en realidad, dolor y soledad.

Esa pena aguda que llevas en el pecho eres tú, muriendo en mi, soy yo, muriendo en ti. Esa lágrima que no te deja levantar la cabeza, esa nube que te impide recordar cómo es el sol, es el olvido, es el intercambio que hace la mente entre los recuerdos y la vacuidad…

Al conjunto de ideas obscuras es a lo que llamamos corazón roto, así que no te agobies, no pasa nada, todos somos un laberinto perdido entre distintas soledades, somos olvido y vivimos en desolación… estaremos bien, porque aunque no podamos salir de aquí, los laberintos hay que caminarlos para seguir respirando.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s