El dolor del adiós

Entre las penumbras del tiempo, su sombrío destino lo acompaña

Nada se detiene, nada se mueve… el cielo comienza a estallar

La incredulidad es la venda, el miedo el arma, el destino el cazador

Te vas sin decir adiós, ni una palabra, ni una mirada… nada

Entre las olas te escapas, te disfrazas de tormenta marina… no hay más

Que cruenta es la despedida de los amantes que se juraron amor eterno

El amor existe, pero no es para todos, no es para enfermos

Que su cálido beso te acompañe siempre, encuentra amor en el camino

Me despido en soledad, en silencio, como volver a dormir sin vida

No dramatizo, la melancolía no es buena musa y sin embargo, cuanto amor me profesa a mi, falso poeta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s