Complicidad de plagio

Despertó con la caricia de la marea en su cuerpo, la arena se abrazaba a él como si en su ser existiera la posibilidad de una simbiosis perfecta… ¿Cómo llegué aquí? se preguntaba, aun no se había levantado cuando se dio cuenta de su eterna soledad… Se quedó ahí, escuchando al mar…

Ella se fue a dormir arrullada por el canto del atardecer, ¿Lo has escuchado alguna vez? Es como si la tierra tarareara una pequeña parte de un requiem… La parte que habla del perdón, de perdonar, de perdonarnos a nosotros mismos. Se perdió en esa melodía hasta que su mente le exigió volver a la conciencia, brincó de la cama, salió de la cabaña… Era una noche perfecta, en la cima de la montaña la obscuridad recupera su pureza… se quedó ahí, esperando en soledad.

Eran las 10 de la mañana cuando alguien llamó a mi puerta con gran fuerza, una y otra vez un golpeteo incesante, me apresuré, claramente era una emergencia… Abrí lo más rápido que pude… Estaban los dos ahí, los personajes que había dejado esperando en estas palabras habían abandonado sus historias para venir a hablar conmigo.

-¿Cuál es tu plan? Inquirió él con voz fuerte y sin rodeos…

-Mmmm… Fue el único ruido que pude articular

-Se que buscas plasmar la belleza del mar y de las montañas, interrumpió ella sin dejarme articular respuesta, pero no podemos quedarnos ahí para siempre, al menos yo no puedo…

-¿Quién sería capaz de quedarse en la playa cubierto de arena esperando por alguien que no va a llegar? Es más, ¿A quién demonios estoy esperando, ya lo sabes, o te estoy esperando a ti, a que se te ocurra algo? Él estaba claramente más ansioso, mucho más molesto

-Mira, prosiguió ella, ¿por qué no, te decimos lo que a nosotros nos gustaría que pasara con cada uno y tú lo escribes, lo adornas y listo?

-Okey, esperen ambos, por fin me había recuperado de la impresión, veamos, mi voz aun sonaba con cierta duda, primero pasemos a la casa, sentémonos y discutamos el asunto

Ambos accedieron, pasamos y con toda la calma del mundo fui haciendo cada acción protocolaria, hasta que no me quedó de otra más que enfrentarlos. Decidí que empezaría por ella, claramente estaba mucho más tranquila y llegar a un acuerdo sería más fácil, además si él veía que obtenía un buen fin para su compañera de reclamos, eso seguramente lo calmaría un poco y podríamos negociar la situación de manera más tranquila.

-Mira, le dije mirándola a los ojos con la voz más dulce y tierna que pude fabricar en ese momento, la razón por la que estás ahí, en el corazón de la montaña, es porque representas al tiempo, el tiempo de cada ser vivo en la tierra y por eso mismo, encuentras a la pureza y a la perfección en las cosas más simples… Estaba blofeando, no tenía idea de que demonios iba a hacer con su personaje y lo único que se me ocurrió fue dejarla ahí esperando con la esperanza de que los lectores mordieran el anzuelo y se quedaran esperando un final también…

Dudó un segundo, se ve que reflexionaba, miraba intranquila hacia el techo…

-Es que, dijo pausadamente, es que no es justo, ¿Te imaginas dejar a alguien con esa capacidad de percepción, con esa capacidad de amar, dejarla ahí perdida, sin nada ni nadie? Eso no es propio del tiempo, es propio de la injusticia, sentenció en un tono intranquilo

-Es una metáfora, me apresuré a decir

-Es la tumba olvidada en un remoto cementerio, opinó él súbitamente

-No estamos hablando de ti, dije con falsa firmeza, ya llegará tu turno, no interrumpas.

Tronó la boca y se volteo sin decir más.. La situación no estaba mejorando.

-Bueno, entonces dime ¿Qué crees que debería pasar contigo?, pregunte con genuino interés

-¿Qué tal si descubro el origen de la noche eterna mediante una gran aventura? Dijo sonriendo, es metafórico y podría ser un giro interesante en tu escritura, porque siendo honestos, siempre escribes lo mismo, algunas veces casi con las mismas palabras

Reí un poco, no podía negarlo, además, contestar a su ataque a mi ego de otra manera hubiera sido un error.

-¡Pero que tontería! Dijo él sin reparo, si, estoy de acuerdo, el hombre no ha tenido una buena idea en años, si es que alguna vez logró generar alguna, pero ¿La noche eterna, es broma?

-No me estoy riendo, contesto ella rápida y firmemente

-Que te aventaras al barranco, continuo él sarcásticamente y con entusiasmo, eso sería una buena idea ¡Piénsalo! podrías ser una nueva reina de la tragedia, la loca que se aventó del barranco esperando a su amor, llevada a crisis de su salud mental por el sonido de no se que mierda de las piedras que este tipo escribió y…

-Que original, interrumpí con molestia

-Bueno, continuó él cada vez más exaltado, entonces ¡¿Que demonios hacemos los dos esperando algo que sabes que no va a llegar?!

-Me quiero ir, murmuró ella súbitamente, me quiero ir, pero no se a donde, solo se que ya no quiero estar aquí, ni en la montaña, ni esperando, ni perdida en la noche, ni quiero ser la tumba más hermosa de un cementerio… ¡Me quiero ir! concluyó firmemente mientras se ponía de pie

Él tomó su mano, de manera tierna, una expresión que jamás creí capaz en ese personaje, ella respondió con una mirada de clara complicidad, se calmó, se sentó, suspiró y me miró firmemente a los ojos… Se quedó ahí, esperando en soledad… No es cierto, es broma, estaba bastante desesperada como para quedarse ahí sin oficio ni beneficio.

-¡Bueno, basta! Gritó él, ya me harté de que le des vueltas a las cosas mientras se supone que yo debería estar en una playa todo mojado esperando algo que jamás va a llegar, ¿Sabes lo que se siente tener los pantalones mojados todo el tiempo? Además la tan “poética” simbiosis entre mi piel y la arena se puede resumir con una sola palabra: comezón

No pude evitar reír a carcajadas, es verdad, la arena es particularmente molesta y peor si se esta húmedo, ahora bien, aquí entre nos, a este tipo lo había imaginado con pantalón de mezclilla para hacer aun más incomoda su experiencia… Si, así como la obviedad lo dicta, lo detesto, disfruto describiendo como la pasa mal

-¡Y te ríes de mi, en mi propia cara, sin más! Se levantó bramando, casi parecía que le iba a salir espuma de la boca ¿Y tú no dices nada, pues que no ves que se está burlando de nosotros? le pregunto a ella con rabia en los ojos. Si, así es, se está burlando de ti, de mi, hasta de él mismo y desde luego, de quien esté leyen…

-¡Cálmate! Lo detuvo ella, una vez más la caricia y la mirada adornaban la escena, ¿No ves que es un alma desdichada igual que nosotros? No tiene nada en este mundo, ni siquiera ha sido capaz de darnos nombres, ¿Sabes? Creo estamos perdiendo el tiempo, en verdad nos va a dejar ahí, esperando por siempre

-¿Pero que trabajo te puede costar concluir algo por una sola vez? Me retó con una mirada llena de odio, cada vez se tornaba más agrecibo, ni siquiera eres original, primero te robas la esencia de la nivola y luego te mal copias el robo a ti mismo, esperando que nadie se de cuenta de que lo estás haciendo… Se puso de pie aplaudiendo ¡Bravo, eres un gran genio, bravo!

No dije nada, quería reaccionar con violencia, pero no lo hice, supongo que es verdad, Miguel de Unamuno debe estar bastante molesto conmigo, pero bueno, así es esto del plagio, jodes a los menos para complacer a los más… ¿Si te está gustando lo que estás leyendo, verdad, a diferencia de este ingrato, tú sin estás disfrutando tu rol en esta historia? Perdón, voy a usarte para salir del problema

-Les voy a decir la verdad, dije actuando con una calma digna de algún premio barato en actuación, ustedes no están esperando por siempre, no están esperando por “algo” que no va a llegar, están esperando simplemente a que el lector acaricie las palabras con su mirada, que sus ojos se llenen de sus historias y su corazón palpite un poco más lento por la desgarradora soledad que todos compartimos de alguna manera…

-¡No me jodas! Dijeron casi al unísono, como si hubieran estado esperando esa respuesta de mi parte

-¡Hasta crees que alguien es tan ocioso como para seguir leyendo esta patraña! Dijo ella con ironía inesperada, mira, esto no está mejorando, te voy a hacer nuestra última propuesta, tómala o… “quédate ahí… escuchando al mar“. Nunca antes habían usado “mis palabras” de manera tan burlona en mi contra

-Vamos a intercambiar los papeles, continuó ella mucho más tranquila, tú serás e…

-¡Piensa un poco, esfuérzate! ¿Quieres? Gritó él abruptamente…

-Por favor, dijo ella, su simple mirada lo calmó por completo, tú serás, continuó sin perder más tiempo (a diferencia mía que le estoy dando vueltas al asunto para distraerte y hacerte perder tu tiempo), el protagonista de alguna historia que nosotros escribamos, quien esté leyendo esto será el protagonista de la otra y bueno pues por obvias razones, nosotros seremos lo autores

-Miren, dije un poco harto y levándome las manos a la cara, no quiero que nadie aquí piense que soy un cerrado, pero, lo que me piden es absurdo, ustedes nacieron para ser personajes, tú, dije apuntando fuertemente hacia él, eres todo lo que odio en mi, por eso te pongo en estas situaciones, quiero deshacerme de ti de forma “poética” porque me incomodas y eres todo lo que estorba en mi

-Hijo de puta… dijo casi para si mismo resignado

-Y tú, continue suspirando, tú eres todo eso que alguna vez tuve, tú eres cada persona que amé en mi vida y que ahora por alguna razón ya no está, tú eres mi tristeza, tú eres mi dolor y por eso te guardo ahí, en la lejana montaña, para poder seguir mi día a día sin romperme a llorar

-Lo siento… no lo sabía, dijo ella tomándome de la mano con cierta complicidad mientras él se tallaba los ojos fuertemente con las manos…

-En cuanto a ti, si sigues leyendo, tú eres todo lo que temo en esta vida, eres la representación de todos mis miedos ya que eres a quien abro mi alma palabra a palabra deseoso de que encuentres algo en mi que te guste… No digas nada, yo se.

Un silencio incomodo se apoderó del cuarto, seguimos todos sentados a la mesa, todos con tanto que decir y sin encontrar las palabras para hacerlo, todos con la cabeza agachada. Supongo que ese es el rastro de la tempestad que trae consigo decir la verdad, tenía mucho tiempo sin decir algo con tanta franqueza

-Está bien, dije resignado, hagamos algo, voy a reescribir nuestras historias, todos seremos autores y personajes ¿Cómo ven?

-¿Cómo sabremos cuando mutar entre uno y otro rol? Preguntó ella con genuina duda en sus ojos

-Lo sabremos, dijo él con tono obscuro, lo sabremos…

—————-

Ella se fue a dormir arrullada por el canto del atardecer, ¿Lo has escuchado alguna vez? Es como si la tierra tarareara una pequeña parte de un requiem… La parte que habla del perdón, de perdonar, de perdonarnos a nosotros mismos. Se perdió en esa melodía hasta que su mente le exigió volver a la conciencia, brincó de la cama, me despertó al hacerlo, no supe reaccionar a tiempo, salió de la cabaña… Era una noche perfecta, en la cima de la montaña la obscuridad recupera su pureza… se quedó ahí, esperando, la tomé entre mis brazos con cierta complicidad y juntos nos quedamos ahí en eterna soledad.

Despertó con la caricia de la brisa en su oido, la arena revoloteaba junto a él como si quisiera jugar entre sus ropas blancas y perfectas… “¿Cómo llegué aquí? se preguntaba, aun no se había levantado cuando se dio cuenta de su eterna soledad… Se quedó ahí, escuchando al mar… ¿No pensabas que iba a dejar que este tipo se saliera con la suya, verdad? obviamente se quedó ahí y eventualmente se metió al mar y tuvo que estar con los pantalones mojados por siempre.

Sin embargo, algunas veces pienso en él y siento pena, porque se que siempre estará ahí, contemplando las olas de una marea que no quiere tocar, pero que está impresa en su ser, que está impresa en mi.

En cuanto a ti, tú decide, como va a concluir tu historia… Espero que con una sonrisa y de preferencia no en una demanda o en una mentada de madre a este autor de confianza… ¡Paz!

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s