Desvanecer

Tres formas de sentirte…

Primera forma.

Siempre hacemos el amor a la medianoche, es como si nuestros cuerpos se sincronizaran a esa hora, 12: 00 a.m. en punto.

En algún momento de la noche ella se desvanece entre sueños y almohadas, se va, no se a donde, la busco por el departamento hasta el amanecer, pero no la encuentro, no se su nombre, no se su edad, no tengo idea de lo más básico que uno puede saber acerca de una persona.

Una llamada rompe el silencio son las 11:58 p.m. un voz lejana me dice al oído:

“No voy a ir… no puedo más”

Dejo caer el teléfono, no se que hacer, el zumbido de la noche me ensordece…

Segunda forma.

Son las nueve de la mañana, nuestros cuerpos se reclaman, no hay palabras ni miradas, los besos se dan con los ojos cerrados, tan cerrados como las cortinas del cuarto olvidado por el tiempo en el que estamos…

Son las nueve de la mañana, nos olvidamos del mundo, no hay sol ni viento… No puedo saber que quedará de nosotros después de hoy ¿Qué más da si sólo obedecemos a nuestro impulso, a nuestro momento, quién es la vida para reclamarnos si nos escapamos a morir un instante?

Tercera forma.

Nunca existimos…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s